martes, 18 de junio de 2013

Carrera pública se basará en meritocracia.

Con aprobación del proyecto de Ley del Servicio Público
Con la aprobación del proyecto de Ley del Servicio Público, la carrera pública tendrá como eje principal a la meritocracia en todo el aparato estatal, afirmó hoy el presidente ejecutivo de la Autoridad Nacional del Servicio Civil (Servir), Juan Carlos Cortés.
En declaraciones al Diario Oficial El Peruano, descartó que la vigencia de la norma de genere despidos masivos, y confió en que el Congreso aprobará la iniciativa en la legislatura ampliada, que culminará el 5 de julio próximo.

¿Cuál es la trascendencia del proyecto?
Es el inicio de un cambio fundamental en la administración pública, es un proyecto que tiene por efecto principal el que los trabajadores puedan desarrollarse integralmente y nos preocupemos por los ciudadanos. Por primera vez, se planificarán recursos humanos en el Estado, cuánta gente debe entrar, cómo debemos crecer.

¿Qué papel desempeñará la meritocracia?
La meritocracia es el alma del proyecto. Lo que se quiere desechar para siempre es que se ingrese al servicio civil por mecanismos no muy transparentes ni idóneos, como ha sucedido en tiempos pasados. Lo que queremos es implantar la meritocracia como eje de la carrera pública en el país.

Pero se han dado reclamos, ¿es que no se ha entendido el proyecto?
Cualquier cambio genera algún nivel de temor o cierta situación en la que se dice para qué viene el cambio, y ha habido una suerte de recuerdo sobre los ceses colectivos de los años 90. Entonces había un marco normativo creado para esos efectos, hoy no; habrá una evaluación con garantías, no un examen sino una evaluación de los desempeños, cosa diametralmente distinta a lo que ocurrió años atrás.

¿En qué consistirán las evaluaciones?
A principios de año cada institución tendrá definida sus metas, las cuales tienen que ser conocidas por los trabajadores, y cada trabajador tendrá metas concretas por desarrollar en el año; al final se hará una evaluación del desempeño en función de las metas, luego de eso se determinará qué es lo que pasó y las instituciones o jefes tendrán como principal función decir lo que se cumplió y lo que hay que mejorar.

¿Quiénes podrían ser afectados?
Los que no han hecho nada ni ningún intento de mejorar, los que fueron capacitados para mejorar y nada, lo cual es difícil que suceda, pues cualquier persona entiende sus metas. No se trata de un examen a final de año, sino de una evaluación de desempeño, una evaluación para mejorar más que para empeorar.

¿Eso garantizará la eficacia del servicio público?
Queremos que el ciudadano tenga un buen servicio del Estado, de calidad, oportuno, eso queremos, las cosas están pensadas en esa lógica. Tenemos que preocuparnos como servidores públicos de lo que sucede con nuestros ciudadanos.

¿Qué aportes dieron los gremios sindicales?
Se les expuso las consideraciones principales. Se registraron los aportes en los diferentes eventos que tuvimos con ellos. Todo eso fue evaluado, algunas cosas se dejaron de lado, y otras se tomaron en cuenta.

El tema será parte de la legislatura ampliada del Congreso, ¿qué espera que suceda?
Esperamos que sea aprobado. En el Ejecutivo creemos que el proyecto es bueno para el país, mirando al futuro. Cualquier partido político que pretenda ser gobierno debe tener una administración pública que funcione.

¿Qué pierde el país si no se aprueba?
Perdería bastante. Pero estamos casi seguros de que los congresistas considerarán en la balanza lo que es lo mejor para el país: si nos quedamos como ahora o aprobamos un proyecto con cosas positivas.

¿Tienen una responsabilidad histórica?
Como la tienen siempre. Es un tema fundamental en que está en juego la posibilidad de que el Estado se reconcilie con sus ciudadanos.