domingo, 8 de julio de 2012

INCREÍBLE: Francia e Italia ahora son dueños de nuestras papas nativas azules



La variedad de papa "Delizia Blu" tiene características similares a los tubérculos nativos que se encuentran en Vilcabamba o Tarma. Son de color azul y se les atribuye propiedades muy generosas para la salud. Tienen antioxidantes y los campesinos comentan que refuerza el sistema inmunológico y hace más resistente el cuerpo a muchas enfermedades, todo gracias al pigmento azulino que poseen.
Sucedió lo que tenía que pasar. 

La papa nativa "azul" o de colores, carta de presentación de nuestros tubérculos nativos, ha dejado de ser peruana sin que nadie se dé cuenta. Bueno, así parece porque tanto Francia como Italia se jactan hoy de ser las mecas de las papas "vitelotte" o "delizia blu" y hasta han presentado al gran público sus cultivos. 

Paralelamente, en el Perú estas papas son promocionadas en cuanta feria gastronómica exista, sin preocuparse de lo principal, hacer su mapeo genético para patentarlas. ¿Existen responsables? 
Las papas nativas de Vilcabamba o Tarma se quedaron tirando cintura pues en Italia se alistan producciones industriales, y en ambientes que se pensaba, como se decía a manera chovinista, que nunca iban a dar. Las papas son idénticas a las Puka Mikush, Soqó Waqóto o la famosa Leona, que se creía solo podían dar sobre los 3.200 msnm. 

Una investigación de AgroNegociosPerú ha constatado que en Italia, la empresa MA.DE.CO., que trabaja en Grotte di Castro, Tuscia Viterbese, está orgullosa de "lanzar" una patata nueva e innovadora, llamada "Delizia Blu" (delicia azul), y se ha definido como una "patata sana" por la empresa, ya que es rica en antocianinas (un antioxidante) y da a la patata un color natural azul, sin aditivos ni productos químicos. 
Roberta Mazziantonio, gerente de la empresa, explica: "Teníamos este proyecto en marcha por etapas y ahora, cerca de la cosecha que se inicia en los primeros días de julio de 2012, estamos orgullosos de introducir las patatas azules y seguros de que a los consumidores les encantará". 

Es decir, en el mes patrio, Italia lanza al mercado mundial uno de los símbolos y esperanzas del Perú Andino. 

También se supo que la hostilización a la biotecnología va dando estos frutos, pues cuando se atacaba a los transgénicos, se hacía la guerra a las posibilidades de identificar y patentar los genes productores de esas proteínas maravillosas de las papas nativas. 
En un reciente viaje a Brasil, organizado por Agro Bio, se pudo apreciar que en países como este la aplicación de biotecnología para identificar los genes de las plantas, para diferentes usos, no tiene restricciones porque significa riqueza y seguridad alimentaria. Perú está condenado a pérdidas peores a las de los incas si se sigue dejando a la deriva para uso de cualquiera los genes bien cultivados por los antiguos peruanos. 

FIESTA EN ITALIA 
"Hemos decidido agregar el adjetivo 'azul' porque queremos que se distinga de la variedad Vitelotte, que tenemos en nuestro surtido", dicen los italianos. En el mercado italiano ambas son desconocidas, por lo que estamos notando una gran confusión cuando tratamos de llamar a estas variedades por su propio color. "En los últimos años he tratado de aumentar mis conocimientos acerca de las variedades más raras y extrañas de tubérculos. Hace diez años elegí la patata violeta Vitelotte porque creo que es única en su color y sabor", continúa la Mazziantonio. 

PREPARACIÓN DEL SUELO PARA LA SIEMBRA 
"Hace casi un año y medio también traté la semilla de patata azul, en principio con el fin de ofrecerla a algunos restaurantes. Luego, se sembraron más para el comercio minorista pensando en los consumidores que no les gusta el sabor 'salvaje' de la variedad Vitelotte", agrega. 

SEMILLA DE PATATA AZUL 
Las siguientes imágenes son la prueba de que las patatas azules son diferentes a otras variedades en el campo. Cuando sus plantas florecen parecen una alfombra de flores azules, mientras que Vitelotte y otras variedades tienen flores blancas. Por otra parte, "Delizia Blu" tiene una forma más regular que Vitelotte y su sabor es más similar a la patata tradicional. Su piel es morada y su carne es de color azul-morado con un contorno blanco. "Cuando se pela, parece manchada y la piel tiende a ser de color blanco; pero cuando se cocina, la patata se pone de color azulado y tiende a ser morado-gris, y lo mismo ocurre con el agua de cocción", comenta. 

Por otro lado, las patatas Vitelotte presentan una cáscara de color morado intenso, casi negro, con pulpa de color púrpura oscuro, a veces con manchas blancas, dependiendo de las zonas de cultivo. El color púrpura oscuro caracteriza a todos los platos con este ingrediente, que es diferente no solo por el color sino también por el sabor. (Las patatas Vitelotte son originarias de Francia). 

Roberta Mazziantonio también recuerda a las características de las tierras en el norte de Lacio. Su suelo tiene un origen volcánico y el medio ambiente natural no está contaminado. Todas estas características son las razones por las que los productos tienen una calidad superior. 

"El invierno pasado he probado tubérculos muy particulares y, si todo va bien, vamos a sembrar para la próxima temporada del 2013", concluye Mazziantonio. Y mientras Cusco sigue celebrando las fiestas de junio, una verdad flamea sobre nosotros: la existencia de papas nativas en Europa hace difícil comercializarlas desde acá, pues el precio de los fletes y niveles de productividad ya son un escollo. 

El presidente de CORPAPA, Edilberto Soto, manifestó: "Esto es grave y el Estado no ve estas cosas en grande. Sin tecnología, sin investigación, sin protocolos fitosanitarios, no vamos a ningún lado, y esto sí es una pésima noticia".